Las imagenes que aqui expongo son en general tomadas de la Web, por lo cual si conoces a la persona que las tomo, agradecere informar el nombre.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Plaza de Armas de Chillán

Vista principal
Como primera escultura voy a mostrar el grupo escultorico de la plaza de armas de Chillán, ciudad natal del procer y mia tambien. Para esto expondre un intersante articulo escrito por el Sr. Juan Ignacio Basterrica Sandoval publicado el el sitio Muestrate.cl, ver articulo.

Escribo estas líneas para referirme a algunos antecedentes que he podido investigar en relación al hermoso monumento erigido en honor al libertador don Bernardo Ohiggins R. Mucho he leído sobre éste en la prensa, pero hay cierto halo de misterio en relación a ciertos datos en su confección e inauguración.

Este monumento surge como respuesta a las iniciativas de las autoridades y los ciudadanos chillanenses, con el objeto de rendir un homenaje al hijo benemérito de Ñuble, al cumplirse un siglo de la Independencia de Chile. En este ambiente de celebración del Centenario, se promulgó la Ley Número 2335 de 28 de Julio de 1910, en la que el Estado autoriza la inversión de $3.500.000 de la época para los festejos de la celebraciones del centenario, además de $500.000 para destinarlos a varios monumentos, algunos en Santiago y Concepción. A esta ley le siguió una que destinaba $60.000 para erigir un monumento a O'higgins en Rancagua.


En lo que nos respecta a nuestro Chillán, el nacimiento de nuestro monumento está en la dictación de la Ley 2336, en cuyo Artículo único decía:

"Autorízase la erección de un monumento al General don Bernardo O'higgins en la ciudad de Chillán y se asigna la suma de cuarenta mil pesos($40.000) como auxilio fiscal para esta obra. El Presidente de la República nombrará la comisión que tenga a cargo los trabajos. 23 de Julio de 1910"
 
Vista Norte
Como se expresa en la citada ley, se procedió a nombrar una Comisión integrada por las autoridades de la época y vecinos destacados, con el objeto de contratar la obra, y cumplir con el sentido de fondo de esta ley patrocinadora de poner la primera piedra de este monumento en el mes de Septiembre de ese año en las celebraciones del Centenario Nacional.



La comisión creada a este efecto contrató los servicios según propaganda de la época, de la "gran fundición artística industrial de bronce a cera perdida" de NEGRI y BOHER, cuya casa comercial, talleres y fábrica estaba en Santiago, y funcionaba en calle San Diego Nro 282. Esta empresa era muy conocida a comienzos del siglo XX por sus hermosos y detallados trabajos artísticos. De esta fundición que contenía talleres de escultura y cinceladuras , los cuales eran supervigilados artisticamente por uno de los socios y dueños, quien fuera el escultor de origen argentino don Roberto Negri. De estos talleres salieron creaciones y obras tales como bustos, coronas, medallas y placas conmemorativas, ornamentaciones para varias Iglesias, edificios, mansiones y mausoleos, además de aplicaciones y guarniciones para muebles, llamadores de puertas, etc.


Vista Poniente
Por el prestigió de la firma y lo artístico de los trabajos alli realizados, se eligió a ésta, para la creación y confección del monumento de nuestro libertador, bajo la dirección artística personal del socio escultor Sr R. Negri. El encargo que en principio debía de ser concluido en un plazo prudente para su inauguración, no mas allá de dos años, demoró mas de la cuenta, solo concluyéndose a comienzos de 1919. Esta excesiva demora en su confección, trajo inquietudes y graves dolores de cabeza para las autoridades y la comisión encargada de su concresión pública, la cual debía responder al Estado de los dineros proporcionados para tal efecto por la citada ley.


Vista Sur
Este ambiente se graficaba en la prensa de la época; así en La Discusión en una edición del año 1917, se daba cuenta que el Tesorero de dicho Comité don Fermín Pantoja, declaraba "¡No se hará la inauguración para el día ocho de costumbres, como tantas veces se ha repetido! ¡No!..Y tampoco es posible que nuestro pueblo siga siendo un juego de pelota para ese caballero -el escultor Negri- quien nos ha hecho salir canas verdes a todos los miembros del comité. Sí ¡Canas verdes!". De esta forma pasaba el tiempo ante el nerviosismo, preocupaciones y desvelos del Comité.

Finalmente a comienzos de 1919, el monumento fué terminado, instalado y entregado por el escultor Negri al citado Comité, quienes inmediatamente lo cubrieron con una lona para evitar su exhibición a la comunidad hasta que éste fuera inaugurado por las autoridades de gobierno de aquella época. Sin embargo los meses pasaban con el monumento cubierto, y las autoridades gubernativas no se hacían presentes para la ceremonia. Los meses transcurrían ante la curiosidad de los chillanenses, acompañados de cierta molestia por la espera. Esto se mantuvo así hasta, que en la realización de un evento en el Teatro Municipal en el que participaban las autoridades de Ñuble, en plena función emergió desde el público, según la prensa de la época, el joven Serafín Soto Rodriguez, quien se subió al escenario y a viva voz exigió la inmediata inauguración de la estatua en homenaje a O'higgins. El público animado se dirigió a la Plaza de Armas y los asistentes procedieron a sacar la lona, develando el monumento, mientras emocionados entonaban la canción nacional.


Vista Oriente
De esta manera esta inauguración, realizada en "rebeldía de las autoridades" fué la forma como esta obra fué entregada a la comunidad, "chillanenses entregando el monumento del chillanense mas famoso a los propios chillanenses".

El hermoso monumento conteniendo a O'higgins en un pedestal indicando con su mano a la tierra de sus amores, Chillán, y significando con fuerza la libertad del territorio de Chile, también recuerda a través de las escenas de su base, las que describen que la empresa libertaria no se produjo por casualidad. Allí en sus costados aparecen las escenas de batallas, luchas por la patria, las raíces de Arauco, a las cuales O'higgins incorporó en los simbolismos nacionales, tal como lo fuera la estrella original de nuestra bandera, la estrella de Arauco de 8 puntas. Mientras sentada se representa a Clío en actitud de dirección y observancia.
El monumento, que es un sello chillanense para todo habitante de nuestra Ciudad como también para los turistas, fue objeto siempre de elogios. El escritor Rafael Maluenda se refirió a él con estas palabras:
"Es el mas bello monumento erigido en Chile".."la grandeza y sobriedad arquitectónicos se confunden con el acierto de la concepción y con las maestrías del moldeado que transforma el bronce en algo vivo."

Posteriormente, a consecuencia del terremoto del año 1939, que destruyó Chillán, el monumento también sufrió los efectos adversos de la naturaleza, y producto de los movimientos telúricos, la cabeza del Libertador se desprendió cayendo y quedando en una de las gradas del monolito. El monumento fue reparado, pero durante el devenir del tiempo y hasta la actualidad, ha sido víctima de robo de algunas partes de bronce, de rayados y de maltratos, tanto de personas negligentes y delincuentes, tanto por las palomas que se posan sobre nuestro héroe máximo provocando daño por el efecto de sus deposiciones.

Esta es pues, la reseña del devenir accidentado de su génesis y existencia.

Como chillanenses es nuestro imperativo, tanto para nuestras autoridades como de los habitantes de nuestra ciudad, cuidar, defender y proteger nuestro patrimonio, para que a todos los que amamos a nuestro Chillán y al espíritu de Don Bernardo O'higgins, no nos vuelvan a salir "canas verdes".

Atentamente.
Juan Ignacio Basterrica Sandoval

No hay comentarios:

Publicar un comentario